“Un Aperitivo Diferente”

Any era el nombre de la coordinadora de la prestigiosa empresa de eventos, mujer de contextura delicada pero de pronunciada silueta, piel canela, cabello largos y ondulados que caían en capas hasta tocar sus caderas sobre su espalda y mas abajo sobre su busto, color café oscuro, personalidad emprendedora, sobria, y conservadora, un vestir regio, clásico que vacilaba entre sensual y enigmático, tenía ella la obligación de percatarse que todos los detalles del evento estuvieran como se había planificado, todo debía estar en su mas alto punto de esplendor , quien pensaría que ella se elevaría hasta ese punto?

Revisando y coordinando la estética y presentación para un próximo evento de mucha importancia , su contorneado cuerpo se deslizaba por cada espacio de salón impregnando a su alrededor su imponente aroma de mujer y a madera, se aproximaba hacia la cocina para supervisar la preparación y confirmar la calidad del menú a servir, Luí el chef , de piel clara, ojos color verde pradera, y masculino cuerpo anatómico lleno de vitalidad, recién había recibido varios costales de frutas y verduras en la cual , él regó sobre el mesón central para seleccionar varias de éstas a utilizar, Any entra a la cocina, luí seguía concentrado lavando unas cerezas, ella se aproxima y pasa detrás de el, al momento que sucede el desplazamiento un choque de aromas , despierta en luí su mas intima sed, un perfume de extrema feminidad , esencia fresca, y dulce , que le abatió los sentidos, y un gran deseo de saborear en su paladar; bruscamente se volteo y al encontrarse frente a frente sobre Any, sembró sobre los ojos de ella su profunda mirada de deseo, en la que ella sin explicación alguna se desvaneció ante una fuerte exhalación ; conmoción fue su respuesta con respecto al actual momento

Any, sin desviar la mirada ante el Chef, se separa unos cm. y topa contra el mesón Central , se impacta!, sabe que está acorralada, pero no es lo que mas se teme, si no lo que no estaba planificado, el recién hecho le había descontrolado su respiración, no crean ustedes que del susto, mas

aya del susto, es el de un extraño deseo y gusto, que se dilataba entre sus piernas y era difícil de ignorar; faltaron pocos minutos para que Luí, se percatara de la tensión sexual que forraba su cocina, y en un movimiento cauteloso pero contundente, se acerco mas y mas a ella, sin dejar de observarla, poso su mano sobre la mano de ella y tomándola (la mano), la acerco sobre sus labios, donde besaba apasionadamente, y bordeaba con su lengua la superficie de sus yemas , poco a poco subía por su brazo hasta su cuello , un acercamiento que determinaba cada ves mas, cuando su otra mano bordeo la cintura de Any, mientras él saboreaba y olía el cuello tierno y sublime de Any.

Respiraciones hondas y continuas se dilataban unas tras otras por parte de ella, anhelaba ser engullida por su Chef luí, quien sentía las vibraciones de su Jefa Any sobre su pecho, la abrazo y en un exilir de ella, la beso profundamente a la boca, como si quisiera exprimir de sus labios néctar, hasta embriagarse el uno por el otro en un beso que no parecía culminar y que se acentuaba al ritmo de los latidos de ambos, que cada vez eran mas fuertes.

Any apoya ambas manos sobre el mesón y en un ligero empujón lui la levantó sobre éste sentándola al mismo tiempo que deslizaba su falda hacia arriba, en la que sus manos bordeaban sus caderas y firmes glúteos, acariciándolas con posesión y devoción. Pasaron pocos minutos cuando sus manos decidieron seguir explorando mas del cuerpo de any, desabrocho uno a uno cada botón de su blusa, con delicadeza le desprendió el brassier y sus vestiduras como si fueran capaz de cebollas, en poco tiempo Any estaba totalmente al desnuda, sobre el mesón lleno de frutas y verduras, un cuerpo delicioso color canela, como si fueraun delicioso acaramelado, sobre una alfombra de colores y aromas, apetecible a los

ojos de luí, que no flaquearía en degustarlo completamente.
Como si se tratara de un plato a preparar luí, masera el cuerpo de any con aceite de rosas , especias y syrups; a su ves le da a ella a comer sobre su misma mesa , uvas y fresas, totalmente enloquecida y excitada, su piel se erizaba mientras dejaba derramar sobre su hendidura todo su sexo, jugo que luí succionaba y saboreaba hasta e final, exprimiendo con su lengua, desde su clítoris hasta la abertura de su vagina, como si se tratase de una jugosa fruta ; any entre gemidos y suspiros se contorsionaba en el mesón y los frutos que la enmarcaban.
luí desenfrenado por el aroma de las frutas y hortalizas con el sexo de any, se despoja de sus prendas de chef, y en un arrebato de excitación sube al mesón, y se contrapone sobre el cuerpo de ella, en una penetración profunda y algo agresiva any entrelaza sus piernas sobre la cintura de él, y se completa la fusión de ambos, un almizcle de pasión. Un condimento de sentidos que se mezclan entre si, toques de picardía y chispas de ternura, se preparaban sobre aquel mesón adornado de frutas y hortalizas, ambos saboreaban el exquisito mangar de su sexo, agitada cada ves más, fue la penetración y comunión de Any y luí, quienes se balanceaban en un van y ven, como si fuera un ritual, un festival por la unión de dos placeres, Hacer el amor y comer.
Any era una diosa natural , casi una hada con su cuerpo al desnudo forrado de esencias y formas frutales, cabellos sueltos que al posicionarse arriba de luí caían sobre el pecho de él, y que en movimientos circulares y contundententes..Licuaban dentro de luí un cóctel de sentires llenos de placer, goce, felicidad, gusto, lujuria y ternura.

Al terminar la faena, Any sale sin levantar sospecha alguna sobre lo que había pasado unos minitos antes en la cocina, una sonrisa en sus labios que llenos de pudor enrojecían los mismo, y una estela fructífera ,sensual y afrodisíaca a su andar; por otro lado Luí, continuó organizando y seleccionado sus ingredientes, mientras reproducía lo hace poco acontecido ,reteniéndolo en su olfato, tacto, gusto, oído ,vista y especialmente en su mente, pues en cuestión de horas un evento tenia que ejecutarse.